Cómo preparar chocolate raw en casa - Via Nature

Es posible que en muchas ocasiones hayas escuchado que el chocolate es beneficioso para la salud. Sin embargo, si vamos a un supermercado y observamos los ingredientes que tiene una tableta, no entendemos a qué se debe esta afirmación. Por ello, es fundamental hacer una distinción entre el chocolate comercial y el chocolate raw.

Los alimentos procesados generalmente incluyen gran cantidad de azúcares añadidos y grasas de baja calidad que terminan por enmascarar las propiedades beneficiosas del producto inicial: el cacao.

¿Cuáles son las propiedades del chocolate raw?

El chocolate raw no es más que un chocolate preparado de forma natural, a baja temperatura y con ingredientes de gran calidad. La base es utilizar cacao puro en polvo, manteca de cacao y algún endulzante en pequeñas cantidades. Como endulzante se puede emplear la panela o el azúcar de coco, ambos de bajo índice glucémico. A su vez, también contiene algarroba, maca o lúcuma, ingredientes que se consideran superalimentos.

Por tanto, las propiedades del chocolate raw o chocolate “crudo” son las mismas que presentan los granos de cacao, siendo este el ingrediente principal. A continuación, te detallamos algunas de las más importantes:

– El cacao tiene un gran poder antioxidante, debido a los flavonoides que contiene. De hecho, se estima que el cacao tiene el mismo (o incluso más) poder antioxidante que algunas bebidas tan conocidas como el té verde o el vino tinto.

– También atesora anandamida y feniletilamina, dos compuestos que se han relacionado con la sensación de bienestar y liberación de estrés. Es por eso que, a veces, tenemos esa sensación de “necesitar chocolate”, dado que mejora nuestro estado de ánimo.

– Su potente poder antioxidante también tiene efectos positivos sobre algunas enfermedades como la demencia, la pérdida de memoria o el Alzheimer al aumentar la actividad cerebral. También contiene polifenoles que estimulan la circulación sanguínea e incrementan la elasticidad de las arterias, actuando como cardioprotector.

– El cacao influye positivamente en nuestra belleza. Como consecuencia del aumento de la circulación sanguínea fortalece el folículo piloso haciendo que el cabello luzca más fuerte. Además, disminuye la aparición de arrugas y contribuye a la hidratación, favoreciendo que el cutis esté siempre elástico y firme.

Cómo elaborar chocolate raw

Para poder proceder a elaborarlo, primero deberemos tener los ingredientes necesarios a mano: cacao puro en polvo, manteca de cacao, un endulzante (panela o azúcar de coco) y algarroba, maca o lúcuma. Ahora sí, si lo tienes todo puedes empezar:

1. Corta la mantequilla de cacao en trozos pequeños y derrítela al baño maría. Ten en cuenta que se endurece rápidamente al enfriarse.

2. Muele finamente el azúcar de coco o el endulzante seleccionado y mézclalo con el cacao, la algarroba, maca o lúcuma (el superalimento que hayas escogido) y con un poco de sal.

3. Añade la manteca de cacao derretida y mezcla los ingredientes lentamente.

4. Vierte el chocolate en los moldes y déjalo enfriar.

5. Cuando se solidifique completamente, saca las tabletas de chocolate del molde utilizado y consérvalas en frío para consumir en cualquier momento.

 

Cacao puro en grano

Chocolate y zumo de fruta, ¿te atreves a combinarlos?

Este chocolate (o súper chocolate, por toda la cantidad de nutrientes que atesora) posee propiedades muy interesantes para prevenir enfermedades como el Alzheimer y para proteger tu corazón.

Si, además, quieres incluir más antioxidantes y vitaminas presentes en otros vegetales, una gran opción es mezclar este chocolate con el zumo de fruta. En Via Nature te ofrecemos alternativas muy variadas de zumo natural con frutas, raíces, cereales y también con vegetales.

Sin embargo, para hacer un zumo todavía más completo, puedes añadir una pequeña cantidad de chocolate raw que endulzará y aportará ese amargor tan intenso y delicioso del chocolate.

En definitiva, el chocolate raw te aporta numerosos nutrientes beneficiosos para tu organismo. Por ello, consumir este chocolate en lugar de los procesados que encontramos en los supermercados constituye una opción saludable y, a su vez, apta para una alimentación vegana.