Cómo combatir el mal aliento - Via Nature

Cómo combatir el mal aliento: Alimentos para prevenirlo y alimentos que no debes tomar

¿Verdad que llegar a una cita o reunión y tener el aliento fresco es muy importante? Tener malos hábitos de higiene dental, el tabaco, infecciones bucales, el consumo de ciertos medicamentos, cambios hormonales, el estrés, ayunos prolongados o roncar son algunas de las causas que pueden provocar halitosis. En la medida de lo posible deberemos evitarlos, pero también es importante tener en cuenta que este problema puede venir provocado por los malos hábitos alimenticios. En este post te contamos cómo combatir el mal aliento.

Ajo, causa del mal aliento

Ajo, causa del mal aliento

Alimentos que provocan el mal aliento

Los elementos sulfúricos, presentes en muchos alimentos, son los responsables del mal aliento. Aquí podemos destacar el consumo de ajo, una especie rica en micronutrientes y propiedades antioxidantes que, al entrar en nuestro organismo, desprende alil metil sulfuro, un gas de metabolismo lento que no solo se queda en nuestro torrente sanguíneo, sino que llega también hasta los pulmones. Otros alimentos como la col, el brócoli, la coliflor o la cebolla también son ricos en azufre. La proteína lactosa, presente en leche queso y otros derivados lácteos,  hace que los aminoácidos que se acumulen en nuestra boca y dientes sean posteriormente convertidos en elementos sulfúricos por las propias bacterias bucales.

El café y las bebidas alcohólicas causan deshidratación por lo que la cantidad de saliva disminuye, provocando un aumento de las bacterias y, por consiguiente, peor aliento. Zumos de alimentos ácidos como la piña también reducen la producción de saliva. Por eso, hay que procurar beber agua después de ingerir estas bebidas.

Café, causa del mal aliento

Café, causa del mal aliento

Las legumbres siempre será mejor comerlas en ensaladas, porque al prepararlas en guiso es cuando se mezclan con otros alimentos y producen este desagradable efecto. Y evitar los azúcares, las chuches y los dulces que, en general, facilitan la reproducción de bacterias en nuestra boca.

Hábitos y alimentos que ayudan a prevenir el mal aliento

Beber mucha agua. La boca debe tener una correcta hidratación todo el día para evitar la proliferación de bacterias y la producción de caries.

La Vitamina C que encontramos en los kiwis, moras, fresas, frambuesas, y arándanos, hace disminuir el número de bacterias, fortalece las encías y ayuda a tener menos problemas periodontales.

Por las mañanas el zumo de limón mezclado con agua se puede usar para practicar enjuagues bucales y gárgaras o, incluso, te lo puedes beber. Esto frenará la expansión de bacterias en las encías, la lengua y los dientes. Se puede añadir a esta bebida, un poco de jengibre que, además de reducir los dolores de estómago, evita la halitosis.

Boca sana para un buen aliento

Boca sana para un buen aliento

También, a primeras horas del día se puede diluir en agua una cucharita de bicarbonato sódico ya que tiene grandes propiedades para combatir los microbios. Y por las noches hacer gárgaras con un vaso de agua con vinagre de manzana cuyo ácido acético ayuda a neutralizar el Ph de la boca.

Las hojas verdes frescas de perejil, menta, hierbabuena, cilantro, albahaca, romero o acelgas, son ricas en clorofila que refresca nuestra boca y evita el mal aliento. En infusión o masticadas, pueden favorecer la mejora del olor corporal y actúan como un ambientador natural.

Morder y masticar manzanas o zanahorias es una manera adicional  para limpiar los dientes, además, provoca un aumento en la producción de saliva y reduce la acidez y la reproducción de las bacterias.

Manzanas contra el mal aliento

Manzanas contra el mal aliento

Algunos tés, como el té de ortiga, el té verde y el té Ginseng rojo de Corea poseen propiedades antimicrobianas por lo que se recomiendan después de comer. El té verde, contiene flavonoides, lo que lo hace ser antioxidante y retrasa el crecimiento de las bacterias.

Los probióticos como el yogur natural fortalecen las defensas de las encías gracias a su flora bacteriana y reducen las bacterias de la boca.

Y recordar, que un buen cepillado de dientes, el uso de hilo dental, y hacer higienes bucales una vez al año, es fundamental para que tengamos un aliento fresco. ¡Estamos listos para ir a esa cita!