La importancia de los alimentos probióticos - Blog Vía Nature

Los probióticos son unos microorganismos vivos que ingerimos a través de los alimentos y que, una vez en nuestro aparato digestivo, proporcionan múltiples beneficios a nuestra salud.

Entre otras muchas bondades, las bacterias que aportan los alimentos probióticos facilitan la absorción de nutrientes potenciando nuestro sistema inmunitario, cuidan el hígado, previenen los resfriados, combaten la obesidad y la diabetes y palian muchas molestias digestivas. Además, nos ayudan a la digestión de la lactosa y a reducir el colesterol malo.

Incorporar alimentos a nuestra dieta diaria y aprovecharnos de sus múltiples beneficios es un gesto sencillo y saludable que nos ayudará a ganar en salud.

¿Quieres conocer a tus grandes aliados digestivos?

Principales alimentos probióticos

-Yogur. Es quizás el probiótico más popular y cada ración puede aportarnos hasta 100 millones de bacterias beneficiosas. Es interesante que consumamos yogures naturales, sin colorantes ni azúcares añadidos, y que optemos preferiblemente por los elaborados con leche de oveja o cabra.

Aceitunas y encurtidos artesanales. Son una deliciosa fuente de probióticos, gracias a las levaduras y bacterias que aparecen al sumergir estos vegetales en salmuera, una solución de agua y sal.

Kefir. Esta bebida, elaborada a partir de gránulos que se utilizan para fermentar la leche, es uno de los probióticos con mayúsculas debido a la gran cantidad de microorganismos que nos aporta (400 millones por grano).  Se puede preparar con leche de cabra, de vaca y de oveja, y para los intolerantes a la lactosa, el kéfir de agua es una alternativa muy saludable.

Kombucha. Conocida como el té de la inmortalidad en la cultura china, esta bebida elaborada a base de bacterias y levaduras fermentadas tiene un gran efecto probiótico, además de otras interesantes propiedades para la salud.

Kombucha

Kombucha

-Quesos crudos. Los amantes de estos alimentos están de enhorabuena: incluir en la dieta queso de cabra, de oveja o vaca sin pasteurizar, garantiza un aporte de bacterias beneficiosas. Además, algunas variedades como el gouda, cheddar o la mozzarella son un sabroso aliado para tu microbiota intestinal (enlazar con el post de la microbiota).

Chucrut. Este popular plato alemán, elaborado a partir de col fermentada, favorece el crecimiento de bacterias saludables en nuestro intestino, como los lactobacilos o las bífidus bacterias.

-Kimchi. Elaborada a base de col china fermentada, esta receta coreana es un probiótico vegetal al que se le reconocen propiedades muy beneficiosas. Aderezado con guindilla, ajos, jengibre o zanahoria, conseguiremos un plato de sabor sorprendente y repleto de ventajas saludables.

Algas. Incorporar el consumo de espirulina, chlorella o wakame a nuestra dieta puede ayudarnos a activar las bacterias buenas de nuestro organismo. Si quieres beneficiarte de todas sus propiedades nutritivas, prueba a añadirlas en polvo a tus zumos o batidos.

Miso, natto y tempeh. Estas delicias culinarias procedentes de la cocina oriental y preparadas, básicamente, a base de soja fermentada, son una gran fuente de lactobacillus acidophylus, vitaminas del grupo B y antioxidantes.

Chocolate negro. Este delicioso placer puede considerarse también un alimento probiótico, siempre que lo elijamos con más de un 70% de cacao.

Además, puedes ayudar a tu salud digestiva incluyendo en tu dieta alimentos o bebidas que incorporen microorganismos vivos. Elegir zumos de frutas naturales te permitirá obtener los beneficios prebióticos de frutas y verduras y un aporte de probióticos que ayudarán a tu salud con un delicioso y saludable gesto.