Semillas de chía, el aliado perfecto de una dieta saludable

La chía se ha convertido en los últimos años en uno de ingredientes indispensables de la dieta diaria de miles de personas. Y es que, estas pequeñas semillas comestibles de Salvia Hispánica esconden multitud de propiedades beneficiosas para la salud, que ya eran muy apreciadas por las civilizaciones maya y azteca. ¿Quieres conocerlas?

Propiedades de la chía

Los beneficios de las semillas de chía son incontables. Las semiilas blancas y negras son una importante fuente de fibra soluble, con propiedades probióticas, que ayudan a mantener en buen estado nuestro aparato digestivo. La chía tiene la particularidad de absorber hasta 10 veces su volumen en agua por lo que ,tras dejarlas en remojo, obtendremos una bebida de textura ligeramente gelatinosa y alto poder saciante.

Además, en su composición encontramos vitaminas del grupo B, A y C y minerales como el fosforo, hierro, calcio, magnesio, potasio, zinc y cobre que la convierten en un alimento de gran riqueza nutricional con muy bajo aporte calórico.

Para que nos hagamos una idea de sus propiedades, la chía nos aporta cinco veces más calcio que la leche, tres veces más fibra que la avena, dos veces más potasio que los plátanos y tres veces más hierro que las espinacas. Pero además es una fuente importante de proteína vegetal de calidad, lo que la convierten en un alimento muy interesante para veganos, vegetarianos y deportistas. ¡Y no contiene gluten!

Entre sus bondades, no hay que olvidar que es un alimento muy rico en Omega 3, ácido alfa-linoleico (ALA), de gran poder antiinflamatorio y antioxidante, hasta el punto de que por cada 200 gramos de semillas de chía podemos obtener 4 gramos de estas grasas saludables. Además, la Clínica Cleveland califica a la chía como un método efectivo en el tratamiento de factores de riesgo cardiovascular

Cómo podemos consumir chía

Las semillas de chía son un alimento muy versátil que podrás incorporar fácilmente a tu dieta diaria. Además de tener un agradable y ligero gusto a nuez, que las hace muy apetecibles en cualquier momento del día, puedes mezclarla con tus bebidas o comidas favoritas sin que altere su sabor original.

La chía molida es un ingrediente perfecto para para elaborar panes o espolvorear sobre guisos y sopas. Si decides consumirla cruda, tendrás un crujiente aliado para aderezar arroz y ensaladas, o preparar apetitosos postres como galletas o bizcochos.

Otra forma muy nutritiva de beneficiarse de todas sus propiedades es dejarla reposar en agua durante 15 o 20 minutos y añadirla después a tus zumos de frutas, batidos o yogures. Mezclada con agua, limón y azúcar obtendrás una popular y refrescante bebida conocida en México como chía fresca o agua de chía, muy apreciada entre los deportistas por sus propiedades reconstituyentes.

La dosis diaria recomendada de este producto es de 15 gramos al día, es decir dos cucharadas soperas, pero esta cantidad es más que suficiente para beneficiarnos de todas sus propiedades de una manera segura y nutritiva. ¿Te apuntas a la alimentación saludable?