Digestiones pesadas: Cómo evitarlas. - Via Nature

Es inevitable comer de más en esos días en los que tenemos un evento, comida familiar o con amigos. Son momentos en que, además, tomamos alimentos que no solemos introducir en nuestra dieta diaria. Y, en las horas posteriores, puedes sufrir una digestión pesada con molestias desagradables. Aunque una digestión mala con sensación de saciedad, vientre hinchado, dolor de estómago o acidez, es un mal común hoy en día, es bastante fácil prevenirlo si sigues estos consejos:

Bienestar intestinal.

Alimentos digestivos vs alimentos pesados

 

Evita alimentos de digestión lenta

Aquellos ricos en grasa o algunos platos de puchero, como un cocido o una fabada que provocan acidez, te harán pasar una de esas digestiones largas. Así que, te recomendamos que los evites en la medida de lo posible, al igual que los fritos y los alimentos con exceso de azúcar como bollería o zumos industriales con los que puedes notar hinchazón de estómago. El picante de las guindillas o el tabasco te darán acidez y dolor estomacal, ya que irritan las mucosas de nuestro sistema digestivo. Y el chocolate y el café, mejor en dosis pequeñas.

 

Opta por alimentos de fácil digestión

Los que facilitan el trabajo al estómago favoreciendo la digestión gracias a sus propiedades que ayudan a proteger la flora intestinal y evitan la acidez estomacal, ya sean en forma de frutas digestivas u otros alimentos. Hay muchos ejemplos, entre ellos: yogur, aceite de oliva, jengibre, kéfir, kiwi, piña, plátanos, frutos rojos, alcachofas, coles, el arroz, el pescado, marisco y carnes blancas como el pollo, todos ellos alimentos para hacer la digestión. Los productos frescos y naturales son los más saludables y ayudan bastante. Y por supuesto, el zumo natural Via Nature Equilibrio con probióticos que favorecen el bienestar intestinal.

Via Nature Equilibrio, un zumo 100% natural de naranja con probióticos.

Toma alimentos probióticos

Nuestra mención a los probióticos no queda solo en la línea anterior, pues son ideales para mantener equilibrada y sana tu flora bacteriana intestinal. Te recomendamos incluir en tu dieta algunos de los alimentos ricos en probióticos que explicamos en nuestro post. Y si lo desconoces aún y quieres saber más sobre tu macrobiota y cómo cuidarla, también tenemos un artículo dedicado en exclusiva a la macrobiota intestinal. 

 

Prepara infusiones digestivas

Después de comer, olvídate del café o del gin tonic. Cuando tienes una digestión pesada, recurre a una infusión de hinojo, menta, jengibre, melisa o manzanilla. Te ayudarán a calmar las molestias.

 

Hábitos para tener una buena digestión

 

Intenta comer despacio

El estrés o comer deprisa favorecen la mala digestión. Comer con ansia afectará a tu digestión provocando, entre otras cosas, gases molestos. Por eso, tómate tu tiempo en cada comida. Además, es importante masticar suficientemente los alimentos para no tener una digestión lenta y pesada, y para que el cuerpo asimile los nutrientes de los alimentos.

 

Trata de beber agua

Aunque estés en una comida de trabajo o reunión familiar, procura beber agua para mantenerte hidratado, y trata de evitar el exceso de las bebidas gaseosas las alcohólicas que te provocarán acidez de estómago.

 

Hacer ejercicio después de comer

Aunque no hay mejor invento que la siesta, es recomendable moverse algo o caminar después de cada comida. Acostarse por la noche nada más cenar o echarse en el sofá después de una comilona puede provocar reflujo y malestar.

Práctica de meditación.

Practica hábitos saludables

En general, es aconsejable que practiques hábitos saludables para poder hacer la digestión más rápido: haz ejercicio diario, ordena tus comidas sabiendo que las más calóricas deben ser en la primera parte del día y la cena siempre ligera, no fumes, evita el estrés y los fármacos que son muy agresivos para nuestra flora y, si los usas, acompáñalos de algún protector estomacal. Todo esto te ayudará a tener una digestión fácil cada día.

¡Cuídate y sé feliz!