//CODIGO SLIDER DE MODULOS

Actualmente se estima que el 1% de la población española es celíaca. Es decir, padece intolerancia al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, la avena, la cebada, el centeno o la espelta, y también en numerosos medicamentos, vitaminas y productos elaborados.

Consumir alimentos sin gluten es fundamental para que los que padecen de celiaquía disfruten de una vida saludable y alejada de las molestias asociadas a esta enfermedad.  Pero la dieta sin gluten puede ser variada y muy sabrosa si sabemos qué alimentos podemos o no consumir. ¿Quieres conocerlos?

Alimentos naturales sin gluten

  • Frutas: Podemos consumir todo tipo de fruta fresca o en almíbar. Los néctares y los zumos de fruta sin gluten, como toda la gama de zumos naturales Vía Nature son una excelente opción para disfrutar de una bebida saludable. En cambio, están desaconsejadas algunas frutas deshidratadas como los orejones o los higos, o las presentadas en confituras o mermeladas.
  • Verduras y hortalizas. Podemos elegir entre todas las variedades de verduras, hortalizas y setas frescas, congeladas sin cocinar o envasadas al natural. Debemos consultar su contenido antes de consumir verduras en cremas industriales o patatas precocinadas.
  • Leches y productos lácteos. El gluten no está presente en la leche fresca o leches especiales, yogures naturales, requesón, cuajada, mantequilla y todo tipo de quesos sin manipular. Es conveniente evitar las margarinas, yogures con trozos de fruta u otros productos añadidos, y otras preparaciones lácteas como flanes, mousses o natillas.
  • Cereales y harinas. Es imprescindible evitar el trigo, la avena, el centeno, la cebada, la espelta y el kamut pero, sin embargo, podemos ingerir arroz, maíz, mijo, quinoa, sésamo, amaranto o trigo sarraceno. La pasta, galletas o dulces que consumamos deben estar preparados con harinas sin gluten.
  • Pescados y mariscos. La intolerancia al gluten no impide degustar todo tipo de pescado o marisco fresco, congelado, ahumado o cocido siempre que no esté rebozado. Las conservas al natural o en aceite de oliva también son una estupenda opción.
  • Carnes y sus derivados. Las carnes de vaca, ternera, cerdo, aves de corral o pavo frescas o congeladas al natural están libres de gluten. Debemos evitar los precocinados, las elaboraciones no controladas o algunos tipos de preparados como salchichas o hamburguesas. En cuanto a los derivados cárnicos, el bacón, tocino, jamón curado o la cecina son algunos de los productos que podemos degustar libremente.  En cambio, prescindiremos de algunos preparados como patés, embutidos o morcilla.
  • Azúcares y edulcorantes. Están permitidos el azúcar blanco o moreno, la miel, la melaza y los edulcorantes en estado puro.
  • Huevos: No hay ningún inconveniente en consumirlo siempre que sean frescos, refrigerado so desecados.
  • Aceites, condimentos y especias: Podemos cocinar o aliñar nuestras verduras con aceite de oliva, de orujo de oliva, de semillas, de coco o de palma, evitando los aderezados con hierbas aromáticas. La sal y el vinagre naturales tampoco contienen gluten. En cuanto a las especias, son aconsejables todas aquellas que se presenten en grano y sin moler como la canela en rama, la vainilla o el azafrán.
  • Bebidas: Podemos elegir entre refrescos de diferentes sabores, cafés en grano o molido, infusiones de hierbas naturales en grano o rama, achicoria, gaseosas y sodas. En cuanto a las bebidas con alcohol, estarán libres de gluten todas a excepción de los licores cremosos y la cerveza que no especifique directamente que no lo contiene.

Actualmente, las personas celíacas pueden beneficiarse de una amplia variedad de alimentos sin gluten, bien que no lo incluyan de una manera natural, o de aquellos que en su etiquetado especifiquen “sin gluten”. Pero, afortunadamente, cada vez existen más productos y marcas en el mercado sensibilizados con ofrecer una alimentación saludable, deliciosa y, por su puesto, “gluten free”.