//CODIGO SLIDER DE MODULOS

Los alimentos ricos en fibra son especialmente las legumbres, cereales, frutas, verduras y hortalizas. Si queremos llevar una vida saludable, es importante introducirlos en nuestros platos como parte integrante de una dieta sana.

Legumbres con fibra

Son la mayor fuente de fibra junto con los cereales. Y, aunque son ricos en hidratos de carbono y aportan muchas calorías, lo cierto es que tienen unos efectos preventivos frente a patologías como la diabetes melitus, la obesidad, la diverticulitis, el estreñimiento o problemas más serios como el cáncer de colon. Por eso, se recomienda tomarlas dos veces por semana, pero sin abusar de las cantidades y de los acompañamientos en platos tradicionales, como el chorizo o la panceta.

Las legumbres con mayor aporte de fibra son: la soja, tanto seca como cruda o cocida, los garbanzos, alubias negras y blancas y lentejas, todos ellos cocidos, los guisantes y las habas secas y cocidas.

Cereales

Dentro de los alimentos ricos en fibra también destacan los cereales ya que aportan minerales, vitaminas, fibra y una gran cantidad de hidratos de carbono, por eso es mejor tomarlos por la mañana. Se recomienda consumirlos sin refinar para que no pierdan un gran porcentaje de las vitaminas que aportan: como la B1, B2, B12, E ácido fólico. De esta manera, además, podemos prevenir ciertas enfermedades como la diabetes o el sobrepeso.

La cebada y la avena son las que más tienen. También la espelta, el trigo integral, el mijo, la quinoa cruda, el amaranto y el arroz integral hervido.

Frutas que aportan fibra

La manzana es la reina de las frutas en cuanto a problemas digestivos porque actúa como un regulador intestinal, por lo que nos sirve tanto para tratar diarreas como estreñimientos (en este caso, mejor con piel).

Las frutas, en general, llevan más aporte de fibra si las tomas crudas: fresa, fresón, frambuesa, mora, granada, kiwi, caqui, mango, pera, plátano maduro, melocotón, papaya naranja, uvas, nísperos, membrillo, aceitunas, higos y brevas, albaricoques, ciruelas, mandarina y chirimoya.

Respecto a los frutos secos: los higos crudos o secos, ciruelas secas, orejones, almendras, avellanas, dátiles, aguacates, uvas pasas, castañas, nueces, ciruelas pasas y dátiles

Como puedes ver, la fibra está presente en la mayoría de las frutas. Elegir alguna que te guste te será fácil, como probar alguno de nuestros zumos de frutas naturales exprimidas con una variedad de sabores deliciosos y una textura inigualable.

Las verduras y hortalizas que contienen más fibra

Éstas tienen un elevado aporte de agua que ayuda a hidratar el cuerpo y a eliminar las sustancias tóxicas. Son ricas en vitaminas, minerales y fibra, y serán mucho más efectivas si las comemos crudas o bebemos licuadas. Si quieres cocinarlas, procura hacerlas al vapor.

Aportan mucha fibra: los espárragos en lata, zanahoria cruda, lechuga, tomate crudo, patata cruda, espinacas, acelgas, alcachofas, coles, repollo, remolacha judía verde, nabo, boniato y batata, champiñones, setas, coliflor, pimiento, berenjenas, calabaza y cebolla. También semillas como las pepitas de girasol, el sésamo o pipas de calabaza o el agar agar que son algas que son consideradas como verduras de mar.

Tener una dieta rica en fibra no solo sirve para combatir el estreñimiento, además favorece la movilidad intestinal, disminuye la absorción del colesterol y puede contribuir a evitar otros trastornos gastrointestinales. ¡Aprovéchate de los beneficios de la fibra!